NEW IN SUMMER ESSENTIALS NEW IN SUMMER ESSENTIALS

BAÑOS HELADOS EN INVIERNO

BAÑOS HELADOS EN INVIERNO
Hace un par de fines de semana fue la previa de mi cumple. Como cada año, digo que no voy a hacer nada, y después termino en donde nunca imaginé. Por suerte siempre el clima me acompaña, y no sé si es por el cambio climático, o por el veranillo de San Juan, pero vengo ligando cumpleaños primaverales en pleno invierno desde hace varios años ya. O quizas fueron todas las ganas que siempre tuve de cumplir en verano, parecía algo imposible, pero viene siendo realidad.
Para mi, un invierno no lo es tal si no tiene un baño de mar. El shock térmico que te genera una zambullida en un océano congelado es sin dudas renovador y revitalizante. Al punto de que dos semanas después estoy escribiendo un artículo sobre ello, y creo que todavía puedo sentir en mi piel la sensación que tuve al momento de la zambullida. Agujas punzantes que se me clavaban por todo el cuerpo, me despertaban y me hacían reaccionar. En ningún otro momento sentí frío, salvo en ese justo instante en el que me hundí en el océano.
Hay una escuela que hace culto a los baños helados, y dice que previenen las enfermedades. El método de Wim Hof habla de esto, activan el sistema inmunológico a través de exposición al frío. " Lo que no te mata en pequeñas cantidades, te fortalece", bajo este lema muchas personas hacen la terapia térmica de la cual les hablo, y me gusta practicar.  He llegado a hacerlo en playas, lagos, arroyos y tajamares. Amo el agua, hasta de lluvia, siempre que no sea de una piscina.

La experiencia es literalmente "wow", la playa de José Ignacio estaba desierta y hermosa, parecía el Cabo, pero habían extranjeros, y bastantes (de hecho hubo varias fiestas esa noche, clandestinas obviamente, por chacras cercas del pueblo de José Ignacio). El entorno perfecto, el clima ideal y la oportunidad justa hicieron de este baño de mar inolvidable. Cuanto más fría mejor, porque somos del sur, amo que esté helada, y que traiga la energía del mar. Asi que ya saben, el próximo solcito, a juntar coraje y al agua. El que piensa pierdeeeeee.